Liceo María Auxiliadora Santa Cruz

"Buenos Cristianos y Honestos Ciudadanos"

 
 
 
 

“Vivir comunitariamente la experiencia del Movimiento Juvenil Salesiano” fue el llamado del Equipo Pastoral y el Equipo MJS para convocar y animar el 3° CampoBosco por medio de momentos formativos, celebrativos, recreativos y talleres que promueven el desarrollo de talentos y habilidades de nuestras jóvenes tanto individual como grupalmente.

 

Ciento treinta y tres jóvenes desde 7°Básico a 3° Medio y dieciocho adultos se reunieron en el sector La Villa, Isla de Yáquil, desde el miércoles 11 al viernes 13 de diciembre para formarse y celebrar carismáticamente a nuestros padres fundadores Don Bosco y Madre Mazzarello, fortalecer la riqueza del carisma salesiano y favorecer la participación de los grupos asociados al M.J.S.

Para esta experiencia fueron convocados los talleres de básquetbol, banda juvenil, vóleibol, brigada ecológica, atletismo, coro litúrgico, gimnasia rítmica, acólitas, ALVI, JUSAM, computación, gimnasia artística, danza, reciclaje, ciencias, dibujo y pintura, escenografía, manualidades, bordado y telar, acondicionamiento físico, fotografía, excursionismo y se extendió la invitación a las integrantes de CEDIMA. También fue importante la participación en la preparación de los alimentos de CEPAMAUX, Comunidad Religiosa, Profesores y Asistentes de la Educación.

VER VIDEO

REVISAR IMAGENES 

Se realizaron diversas actividades:

Momentos Recreativos:

  • Himno y coreografías
  • Elección de reina y gritos
  • Momento de piscina
  • Dinamicas de animación
  • Competencias por alianzas
  • Animación Musical

Momentos Formativos:

  • Adoración al Santísimo
  • Eucaristía
  • Confesiones
  • Oración mariana

CampoBosco 2019 es una gran inversión en términos de recursos humanos y económicos. Don Bosco y la Madre Mazzarello, en la pedagogía que ellos tuvieron y nos dejaron como herencia, es posible la educación y la formación salesiana en los tiempos de cambio que estamos viviendo. Esta actividad evaluada por las participantes, ha sido nuevamente una experiencia gratificante y enriquecedora en el ámbito personal, espiritual y carismático, y sin duda deja en ellas, una huella para poder desempeñarse y ser constructoras de una sociedad más justa, más solidaria y con más humanidad