El Liceo María Auxiliadora de Santa Cruz, con la herencia carismática de los fundadores, Don Bosco y Madre Mazzarello, sueña con una comunidad educativa:

1. Donde cotidianamente se propongan y vivan los valores humanos desde una visión cristiana de la vida.

2. Con un enfoque organizacional enriquecido por la diversidad de sus miembros, caracterizada por ser democrática, abierta, participativa, corresponsable y solidaria.

3. Al servicio de niñas y jóvenes, mediante una propuesta educativa holística atrayente que permita a los educandos elaborar su proyecto de vida e insertarse en la sociedad como protagonistas de la historia, con espíritu crítico, propositivo, constructivo y resiliente.

           Este sueño conlleva grandes expectativas para todos y cada uno de los miembros de la comunidad educativa, entendiendo que son parte de esta comunidad las estudiantes, sus familias, las Hijas de María Auxiliadora, el personal auxiliar y administrativo, las y los docentes, pudiéndose considerar otros miembros de la familia salesiana como las ex alumnas y los cooperadores.